sábado, 25 de octubre de 2008

ENCUENTROS Y DESENCUENTROS





AMORES QUE MATAN

Querido blog, ha trascurrido una semana sin tocarte ni mancharte pero como suele decirse no hay plazo que no se venza y condición que no se cumpla así que aquí estoy de nuevo para consignar en tu vientre algunas vivencias de la semana trascurrida o mas propiamente a punto de dejar de ser.


La experiencia fuerte fué la participación como único expositor de género masculino (además animal cuasidomésticado y confeso) invitado en el ENCUENTRO POR LA DIGNIDAD Y LA LIBERTAD DE LAS MUJERES organizado y realizado con excelencia por el GRUPO DE INVESTIGACIÓN EXCLUSIONES Y RESISTENCIAS EN EL CUIDADO DE LA SALUD (GERCUS) de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia.






Pudiendo existir otra explicación acerca del porqué de la invitación hecha meses atrás por hiciera la directora de ese admirable grupo, el motivo fué una exposición que años atrás hice en algún otro sitio con el tema AMORES QUE MATAN, este tema motivo de mi inclusión en un entorno de indiscutible corte feminista que no por ello "sexista", fue ocasión para compartir mis puntos de vista respaldados en lo que desde el Grupo de Investigación Conflicto Social y Prevención de la Violencia y la Criminalidad que coordino en la Universidad Tecnológica de Pereira, hemos podido apropiar como conocimiento sobre el campo de la así llamable violencia intergénero o intraespecie entre los dos campos portadores uno del signo masculino y el otro del femenino.


La conclusión que compartí quedó planteada en el siguiente texto insertado en la penúltima diapositiva de la presentación pp proyectada sobre una de las paredes del auditorio de las Escuelas de Enfermería y de Psicología:




"No hay amores que matan, simplemente existen relaciones y condiciones sociales, económicas y políticas que convierten la capacidad y la necesidad del amor en una relación “cosificada” y violenta, deformante y aniquiladora del Otro independientemente del género. "



Todo lo anterior "avalado" epistemológicamente en una expresión de Marx cuando no estaba tan viejo y los furúnculos no le molestaban de manera especial: "un negro es un negro, solo en determinadas condiciones es un esclavo" (Grundrisse der Kritik der politischen Ökonomie).


La pregunta de cierre de mi exposición quedó asi claramente planteada:


"¿Puede cambiarse un modo de ser, una conducta, una actitud, sin modificar las condiciones que generan y hacen posible, mantienen y refuerzan tal modo de ser, tal conducta y actitud? "


***



APUNTES SOBRE ALGUNOS ENCUENTROS Y UNOS POCOS DESENCUENTROS



Encuentro:

El propósito de construir una ruta pedagógica en el cuidado de sí. En los planteamientos centrales expuestos por la directora del Grupo (GERCUS) me pareció encontrar elementos de importancia para superar esquemas tradicionales en el cuidado de la salud tal la referencia a tener como punto de partida el RECONOCIMIENTO DE SI MISMO desde la perspectiva del concepto heideggeriano del DASEIN (“ser-ahí”) que bien amerita complementarse con una comprensión de la vida humana como DAS SEIENDE (algo así como el SER-SIENDO, la vida como PROCESO y no como un estar en la quietud). Entendí en el discurso un propósito de superar el esquema heredado de patrones judeo-cristianos de un ESTAR PUESTO AQUÍ..


Si bien la naturaleza del grupo y los propósitos se confiesan y orientan en la llamada perspectiva de GENERO siendo la preocupación central el género femenino, percibí en la mayoría de las ponentes una comprensión amplia y no chovinista, contraria a enfoques “sexistas”.








Desencuentro:

El enfoque sexista estuvo solamente indiciado en una de las intervenciones de una de las invitadas con una fuerte carga emocional traducible en el propósito de invisibilizar al género masculino entendido como el campo “macho” atado simplemente al fútbol y al propósito de maltratar o victimizar a LA mujer. El sesgo frusti de alguna forma puso colorido al evento. El relato de una experiencia en la atención a una mujer desplazada víctima de impresionantes y macabras acciones de unos “actores armados” que durante varios días la abusaron sexualmente y a quien los bandidos, luego de asesinar a su esposo y decapitarlo le colgaron su cabeza al cuello, que bien pudo ser referente para pensar en la unidad rota, destruida de la pareja, dejaba una sensación de cierta perversidad pues el asesinato del varón solamente parecía tener la connotación gravosa de haberse puesto su cabeza a ser cargada por lo que se presentaba como única víctima: la mujer y por ser mujer.


Encuentro:

Las experiencias allí compartidas sobre aplicaciones y desarrollo de la JUSTICIA RESTAURATIVA y otras prácticas alternativas de justicia, fuera de cualquier especulación teórica y posiciones romántico-utópicas y muy por lo contrario aterrizadas en prácticas cumplidas en el distrito de Agua Blanca en la ciudad de Cali, me parecieron enriquecedoras y de manera especial considero haber podido apropiar algunas conclusiones para enfrentar el complejo campo de la violencia y criminalidad entre los jóvenes agrupados en pandillas. Esta apropiación espero ha de servir para enfrentar las vulgarmente entendibles como prácticas romantico-telegonas que en mi región han venido haciendo carrera adobadas además de practicas corruptas, clientelistas que han convertido el discurso sobre la convivencia y derechos humanos en una mercancía.

Desencuentro:

En algunas de las personas participantes era evidente la presencia de un sesgo maniqueo en el entendimiento del conflicto armado en particular en lo que se refiere al componente humano de la Fuerza Pública. Solamente en una referencia que se hizo a un pronunciamiento de la Corte Constitucional (auto 092) se menciona el drama de las mujeres (esposas, hijas, etc) de los miembros de dichas instituciones al quedar expuesto que las mujeres vinculadas a los integrantes de las instituciones armadas del Estado las cuales aún siendo puestas al servicio del régimen, son víctimas y nada insignificantes del drama del desplazamiento. Me pareció entonces que estaba presente en este encuentro, un desencuentro, una actitud “antimilitarista” no siempre explicita que bien amerita ser superada.


Encuentro:

La exposición de los conceptos y experiencias que en Venezuela se han venido construyendo y cumpliendo o viviendo me pareció también especialmente enriquecedora. La expositora de un elevado perfil académico para nada cayó en el embeleco del fetichismo normativo y todo lo contrario dejó en el ambiente una clara invitación a que los individuos, independientemente del género, tienen la capacidad o la potencia de generar el derecho que les rija. Especialmente novedoso y enriquecedor fue la exposición sobre lo que en nuestro medio no ha sido reconocido como una forma aberrante de violencia contra la mujer: la violencia obstétrica.


Encuentro:

La íntima o excelente conjugación de lo ético y lo estético, lo informativo y lo formativo a través del arte.






Desencuentro:

La pared o el espacio sobre la cual se hicieron las proyecciones de las construcciones del Grupo Gercus que para quienes no gozamos de una excelente capacidad de acomodación de nuestra visión nos hizo perder, al menos a mi me ocurrió, un mejor disfrute de esas construcciones dignas de ser expuestas en mejores escenarios.










***




























4 comentarios:

Rodrigo Solórzano Pardo dijo...

La conducta ademas de ser aprendida, es el fruto de su interrelacion con nuestro entorno por decirlo asi, en un cotexto social. Gran parte de nuestra conducta se ve tambien influenciada por nuestras propias acciones realizadas en el pasado victimas de su propio entorno. En lo personal pienso que el cambio de conducta está en la actitud de la persona y la constancia para impermeabilizarse ante las influencias externas, ser constante y nunca rendirse.

Diana Britto dijo...

Hola Guillermo, he leído con atención tu publicación y celebro que tengas la disciplina para decantar todo lo que te acontece, es un ejercicio valioso.

Quiero referirme a algunos aspectos que anotas:

1.El evento tenía el objetivo de discutir sobre la violencia contra las mujeres, no en una actitud sexista (como creo entender que lo planteas) sino porque desde la teoría de género que era uno de los marcos conceptuales, se entiende que ser mujer o ser hombre es diferente, pero no sólo por cuestiones biológicas, sino sobre todo por cuestiones culturales, y en esa medida las mujeres padecen multiples formas de discriminación y exclusión y de violencias. En ese sentido, la violencia golpea diferente a hombres y mujeres, sobre los varones suele recaer una violencia cruda en la que ponen la mayor cantidad de víctimas fatales, pero las mujeres padecen otras violencias, y no sólo en el marco del conflicto armado, sino en todos los contextos de la vida social: familia, pareja, trabajo, escuela, calle, y en las zonas de conflicto. En ese sentido, poner todo el foco en las múltiples violencias contra las mujeres es instar a la sociedad a construir una verdadera paz.

2. No entendí bien el comentario sobre el "antimilitarismo". Pero yo por lo menos sí soy antimilitar, me declaro pacifista y no violenta, y en ese sentido no le veo razones a la violencia, a la producción de armas ni al gasto militar que en nuestro país es de casi 6 puntos del PIB, incluso mayor que el de USA, con todo y guerra contra Irak, que llega a 4.6%. Honestamente no entiendo cómo por ejemplo el gasto militar en nuestro país suma el de educación y salud, eso es incomprensible en medio de tanta pobreza y sobre todo con resultados tan cuestionables.

3. Como tú, también disfruté mucho de la experiencia, aprendí de mis colegas y del público asistente.

Saludos,

Diana Britto

Guillermo Aníbal Gärtner Tobón dijo...

Gracias Diana por tu correo y saludo.

Claro que entendí así las cosas como lo expresas con
claridad en tu correo y para nada como decimos auf
antioqueñisch :) lo entendí como un encuentro sexista.
Ni más faltaba! Creo haber sido claro en mis
afirmaciones y mal haría en generalizar lo que
simplemente identifiqué como una singular expresión de
ese sesgo en una de las participantes.

Fué una experiencia de la cual seguiré derivando
reflexiones y ampliando pensamientos. De esto se
trataba.

Espero que tu contacto con Juan Miguél resulte de
interés para tu trabajo. En esta región hay una
morbosa proclividad a tapar las cosas y la afirmación
que aquí "no pasa nada" ha hecho carrera.


Te comenté sobre lo que fué el Consejo de Guerra
contra el V Frente de las FARC que en mi concepto
constituyó un punto de quiebre para la intensificación
de la guerra sucia y el exterminio de la UP. Pues bien
el documemto que cité lo puedes leer en el siguiente
sitio:

http://www.slideshare.net/gaertner/consejo-de-guerra-vrs-v-frente-farc

al cual remito desde mi bitácora:

http://guillermogaertner.blogspot.com/2007/12/documento-1.html


Lo que afirmas sobre el gasto militar lo comparto, es
absurdo pero esto no viene de los hombres (en el
sentido de especie) que hacen parte de la maquina de
guerra del régimen. Como -creo que compartes- son
otros los determinadores que están en los clubes y se
las dan de hombres (idem especie humana) de paz y
amantes de la civilidad.

Habiendo ejercido en vivo y en directo :( el fenómeno
de la guerra tengo mis opiniones que dejé en parte al
descubierto en algunas de mis intervenciones al
responder algunas de las preguntas del auditorio, e
hice referencia a un comentario que recientemente
coloqué en el blog en la dirección
http://guillermogaertner.blogspot.com/2008/09/eticidad-del-ser-soldado.html


Bueno, ahora debo preparar clase así que me despido
con un abrazo cordial y mis mejores deseos por tu
bienestar.


Guillermo

Cristian A. Paez Orozco dijo...

GOLPE CON GOLPE YO PAGO, BESO CON BESO DEVUELVO, ESA ES LA LEY DEL AMOR QUE YO APRENDÍ…
¡¡¡¡jajajajaaa!!!!!

Respecto a la pregunta planteada, que de hecho es bien suspicaz, puesto que traza un dialogo de muchos factores internos y externos de las conductas humanas y sociales que no parecen estar directamente relacionadas con el termino de violencia, o al menos así lo hemos aprendido a vivir.

"¿Puede cambiarse un modo de ser, una conducta, una actitud, sin modificar las condiciones que generan y hacen posible, mantienen y refuerzan tal modo de ser, tal conducta y actitud?"

El motivo de mi encabezado busca encerrar mas allá de los hechos relacionados con la violencia de todo tipo, sea en contra de la mujer, la infancia y todo tipo de atropello, un principio fundamental en las ciencias que dicen llamarse exactas, expuesto por Newton, donde enuncia para las leyes del movimiento que toda acción genera una reacción “Por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo, éste realiza una fuerza igual pero de sentido opuesto sobre el cuerpo que la produjo. Dicho de otra forma: Las fuerzas siempre se presentan en pares de igual magnitud, sentido opuesto y están situadas sobre la misma recta.”
http://es.wikipedia.org/wiki/Leyes_de_Newton#Tercera_Ley_de_Newton_o_Ley_de_acci.C3.B3n_y_reacci.C3.B3n

Lo que desde una perspectiva más psicológica corresponde a que cada individuo reacciona inversamente proporcional al estimulo recibido.
Sin querer actuar como un defensor de las acciones buenas y malas que se puedan presentar en todo tipo de hechos conocidos a diario entre nuestras comunidades como la violencia el abuso y el crimen, pues en todos los casos debe presentarse un individuo percusor o detonador de la primera acción, para desencadenar una reacción.
…En la gran mayoría de las ocasiones este factor es la particularidad que caracteriza todo acto repudiable, pero NUNCA NOS PREOCUPAMOS MAS POR CONOCER LOS ESTIMULOS ESPACIALES, SITUACIONALES, CIRCUNSTANCIALES y de todo tipo, que impactan permanentemente en la sociedad, y que pocas veces es evidente o entendible ante los ojos de quienes ignoramos las leyes naturales de la sociedad misma.

Personalmente creo que los estímulos invisibles, son los más perjudiciales, pues nuestros cerebros y nuestras conciencias no alcanzan a razonar o cavilar lo que está pasando, para generar una respuesta consiente; estímulos frecuentes como el desempleo, la inseguridad, la desprotección social, la ineficiencia de las leyes y otras más dinámicas que generan en las personas, un deseo de desagravio en lo que a sus manos le queda más fácil para disponer a su propia voluntad, sean sus bienes, su mascota, sus hijos, su pareja o sigo mismo.

De allí se abre el amplio debate de nunca acabar, en cuanto a las condiciones necesarias para la convivencia, para la vida y para la cooperación social donde todos somos uno, y no se vale decir que la culpa recae solamente en las políticas y los gobernantes, ¿A caso no somos nosotros (pueblo) quienes decidimos? …¿A caso nuestra responsabilidad llega hasta el momento en que recibimos nuestro certificado de votación? Y me incluyo entren los que solo ven pasar las cosas sin que nadie haga nada, pero cuando nos toca digerir el impacto de todas esas políticas y leyes que llamamos injustas, nos queremos hacer sentir y que se den cuenta de nuestro dolor.

Más allá de la problemática de violencia que vivimos cada día en las páginas de nuestros diarios y noticias, me atrevo a delimitar todo esto como un problema de FALTA DE INSTINTO DE AUTO CONSERVACIÓN. Y que nos afecta a todos cuantos decidimos arreglar el país en medio de la charla del corredor. Pero ¿Qué más estamos haciendo?.
Si bien todo fenómeno o evento de violencia es reprochable ante cualquier fin o argumento, No podemos distraernos en medio de la delicada situación que se presenta con el género femenino y mucho menos pretendo subvalorarlo. Quiero hacer énfasis en que este tipo de actos son crudos y desmoralizantes, pero no es más que una consecuencia producida de la suma de muchas condiciones negadas como ciudadanos y personas que somos y que nos han sido negadas en el afán de unos pocos por alcanzar sus propios beneficios o de otros muchos por aceptar lo que se tiene como premio de consolación entre la abundancia de nuestros jardines.

“En la tierra hay suficiente para satisfacer las necesidades de todos, pero no tanto como para satisfacer la avaricia de algunos”.
Mahatma Gandhi. Político y Pensador Indio