sábado, 6 de diciembre de 2008

JUANITO REGRESA A CASA

.
WAITING FOR YOU






ESTA SOCIEDAD TE ESPERA
*
(Aclaración: no es de entenderse esta nota como legitimación a quienes dicen hoy representar la insurgencia armada frente al orden de cosas que reflejan las imágenes. No es la pretensión la de justificar sino la de explicar algunas cosas que para buenos entendedores pocas palabras bastan. Algunos se preguntan: ¿cómo regresar a casa cuando no se ha tenido casa?)
*

viernes, 5 de diciembre de 2008

EL JESUS ESPERADO EN ESTA NAVIDAD

.

VEN A COLOMBIA

VEN NO TARDES TANTO !

video

DULCE JESÚS NO TAN NIÑO

VEN NO TARDES TANTO

TU TEMPLO Y ALREDEDORES

ESTAN EN MANOS DE LOS MISMOS MERCADERES.

.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Marxista: ¿se escribe con C o con c?

.




Recibí en mi buzón de parte de un Amigo (con mayúscula) que no es de ayer y de esos pocos de quienes puede uno decir hay afinidades goethianas, expresando lo siguiente:


"… Hace mucho tiempo no le escuchaba con la misma atención que ponía cuando era mi orientador académico en UNAULA, pero los interrogantes que formula a los nuevos (¿o viejos?) intelectuales, me llevan a suplicarle que haga el didáctico ejercicio de respuesta.


¿Quién es marxista? Sé que no somos marxistas por la gracia de Dios, pero... ignoro quién es realmente lo es y cómo se acredita, porque el papa no sólo lo es sino que debe acreditarlo.


Esto me lleva a su segunda pregunta: ¿Para ser marxista se debe ser humanista?


Claro que cuando llego a la siguiente interrogación se me hace un nudo atroz en la garganta y recuerdo la primera discusión sobre si la democracia es socialista o si los socialistas son demócratas. ¿Los humanistas deben ser marxistas? ¿Los marxistas entienden el humanismo?


la pregunta directa a los comandantes de las FARc (con minúscula la última, porque la mayúscula se refiere a Colombia, la verdadera), terminó por dejarme en silencio y meditabundo. ¿Podrán contestarle, al menos el comandante Cano podrá? ¿Puede la guerra dejar de ser ética?


Para que expresarle lo que ocurrió con la última parte del cuestionario pues de entrada me cuestioné: ¿se cree en el materialismo histórico con fe, con palabra obra y sin omisión?


Gracias por conmocionarme, la cotidianeidad del burocratismo oficial más las preocupaciones criminológicas y la complicidad de mi modorra neuronal me tenían anestesiado.


Con afecto,


G. "


Y así planteadas las cosas me sentiría mal haciéndome el pendejo y pasando por mal educado al no dar respuesta, y considerando que se trata de algo no estrictamente confidencial sino de una posibilidad de hacer uso público de la razón y del pensamiento, intentaré algunas respuestas a continuación siguiendo el orden de las cuestiones planteadas:


1.- ¿Quién es marxista? Sé que no somos marxistas por la gracia de Dios, pero... ignoro quién es realmente lo es y cómo se acredita, porque el papa no sólo lo es sino que debe acreditarlo.


R. Imagínese uno mi querido G. una maquinita para expedir carné a quien acredite, argumente, pretenda, ser positivista, kantiano, marxiano, marxista, althuseriano, nietzcheista (sic), fernandogonzalista y pare de contar, y póngase uno en la tarea de escudriñar en esos campos para diferenciar a aquellos que lo son en apariencia, de quienes aparentan ser, y de quienes lo son en esencia pero no llevan la forma o etiqueta como se supone o presume debe ser J


El viejo Carlos según recuerdo me lo contaban era enfático al afirmar que él no era marxista y, si el mismo ente o sujeto de quien deriva el adjetivo se expresaba en tal forma, entonces tu pregunta podría reformularse así: Si Marx no era marxista entonces, ¿quién lo es? y, mi respuesta queda en los mismos términos de ignorancia que tu confiesas. En gracia de discusión y para tener un referente de discusión podría afirmar que desde mi subjetividad y capacidad valorativa si encuentro a alguien que conociendo la obra del también conocido como Prusiano Rojo, la haya apropiado en su propio discurso y conciencia y que actúe en su cotidianidad y no en el circo a partir de esos supuestos epistémicos, mal haría y no lo haría, en desconocer o en no reconocer la "legitimidad" de ese presentado o tenido como marxista.


Lo mismo haría, y así procedo, con quienes se presentan como seguidores de Jesús. Así me muestren el acta de bautismo y la de confirmación con sellos y bendiciones, pero de quien uno puede conocer que el precepto "la verdad os hará libre" significa solamente una frase bonita para recordar y registrar en el diario que se lleva desde los quince y que confunde la comunión de las almas con comer hostias, huyyyyyy, ... solamente si intuyo o llego a saber que se trata de un loco bravo, entonces antes de salir corriendo, le reconoceré legitimidad ad-hoc a su titulo de "cristiano". Así además de evitarme problemas estoy respetando el libre desarrollo de la personalidad de mi interlocutor.


2. Esto me lleva a su segunda pregunta: ¿Para ser marxista se debe ser humanista?


R. En la misma línea de lo expresado atrás respecto a quien se presente como marxista estaría atento para reconocer legitimidad a su pretensión, solamente si es un humanista, y me referiría al paradigma de los manuscritos económico-filosóficos de 1844.


Claro que bien sabes que el termino humanista es tan polivalente como conciencias existen en el universo. ¿Recuerdas el pasaje del Abogado del Diablo (con mayúsculas) en donde Sata se presenta como un humanista, el verdadero humanista?


3. Claro que cuando llego a la siguiente interrogación se me hace un nudo atroz en la garganta y recuerdo la primera discusión sobre si la democracia es socialista o si los socialistas son demócratas. ¿Los humanistas deben ser marxistas? ¿Los marxistas entienden el humanismo?


R. Cambiaria en tu pregunta los verbos deber y entender por los verbos ser (en su conjugación como "podrían") e integrar o asimilar, y de ahí para delante hay mucha tela para cortar que podemos luego intentar hacer dejándonos estimular con una fría bien fría o con un vino de Coca del que ya se está produciendo y vendiendo libremente en Bogotá según art. 14 de la ley 67 de 1993 y art. 7 de la ley 30 de 1986, te imaginas lo "bacano" que sería en ese entorno "invocar" el espíritu no solamente de Marx sino de tantos otros provocadores y subversivos de cuya degustación se han privado los detentadores del poder pero también los que los cuestionan y confrontan. Entonces hablaríamos sobre el otro tema de preocupación: ¿Puede la guerra dejar de ser ética? , que en la forma misma de plantearla –como tú lo haces- me pone a repensar mis propios cuestionamientos al respecto … pero, mejor guardo silencio por el momento, digámoslo así: por pura y elemental prudencia, pues vaya uno a saber si esto llega a conocimiento de nuestro bien conocido y recordado José Tartufo Gaviria (a propó te cuento que a veces conjeturo que ese man su cree a veces el mismo cardenal Richelieu!).




Te invitaría a reconsiderar tu minusculización de la C pues en verdad la Colombia verdadera que supongo estás pensando es la misma que creo poder concebir como LA posible y deseada, porque la verdaderamente existente es la que propicia el estado de cosas del cual nos lamentamos.


Una pregunta que se me ocurre antes de cerrar esta nota: ¿qué tan cristianas son las Fuerzas Armadas Colombianas?, eso de "Dios y Patria" ¿cómo se vive?. De Uribe ya sabemos de su catolicismo y de su corro de adláteres y apoyos bien conocidas son su pretensiones de ser Opus Dei (obra de Dios es también el Mono Jojoy) , pero: ¿son cristianos o Cristianos?

Un abrazo fraterno y que la reflexión continúe…
























miércoles, 3 de diciembre de 2008

SIN MAS PALABRAS

.


reproduzco de correo redireccionado a mi buzón:


NUEVA CARTA DE INTELECTUALES Y
SECTORES SOCIALES A LAS FARC


Bogotá DC., noviembre 28 de 2008

Señores
Miembros del Secretariado
FARC-EP

Cordial saludo.

Su respuesta a nuestra carta nos ha estimulado por los contenidos de esperanza para la paz nacional y por el lenguaje acorde con el dialogo epistolar emprendido.

Nuevos fenómenos conmueven hoy a la conciencia nacional. Sin ignorarlos, estimamos que ellos no nos deben apartar de la discusión crucial de la guerra y la paz en Colombia.

La divulgación sobre la práctica por parte de sectores de las Fuerzas Armadas de los crímenes contra la vida o ejecuciones extrajudiciales cubiertos bajo la denominación de falsos positivos y la purga en las filas del Ejército Nacional han puesto en evidencia el más reciente capítulo de la guerra sucia en Colombia. La escalada en el conflicto colombiano ha estado acompañada de mayor degradación. En ese contexto aspiramos a avanzar hacia un Estado moderno y democrático que permita alcanzar condiciones dignas para la vida en comunidad.

Estamos persuadidos de que la comunicación que ustedes declararon iniciada al responder a nuestra carta del 16 de septiembre del año en curso, tendrá sentido y logrará eficacia si se desenvuelve bajo el signo del intercambio concreto y transparente.

Creemos que la práctica del secuestro es de por sí inhumana y no se le puede defender sin que al mismo tiempo se ingrese en el terreno cenagoso donde campea la divisa del "fin justifica los medios". Por ello de manera cordial pero sin rodeos, nos permitimos preguntarles si están dispuestos a abandonar de manera definitiva la práctica del secuestro. Al respecto hemos recordado un antecedente aportado por el Secretariado de las FARC-EP, entonces bajo el liderazgo de Manuel Marulanda Vélez y de Jacobo Arenas y respaldado conjuntamente por Raúl Reyes y Alfonso Cano el 28 marzo de 1984: Nos referimos al segundo apartado del "Acuerdo de la Uribe" en el sentido de abandonar el secuestro como arma política y económica. Esa toma de posición fue recibida con inmensa satisfacción por la opinión pública y en el corto plazo salvó del colapso al proceso de Paz que tenía poderosos enemigos. El asunto planteado tiene una estrecha vinculación con el espíritu del DIH y, en especial, con los convenios de Ginebra (Protocolo II).

Millones de personas en Colombia y fuera de ella no pueden alejar de la conciencia la imagen de numerosos colombianos que ven pasar sus horas y sus días en doloroso cautiverio, tanto en las selvas de Colombia como en las cárceles del Estado. Estimamos que en el orden de urgencias está en primer lugar el Intercambio Humanitario y que la búsqueda de condiciones realistas para convenirlo entre el Estado y la Insurgencia debe comprometer nuestros esfuerzos y los de ustedes.

En ese sentido, el aporte de elementos explícitos a la discusión por ustedes, corresponderá a las palpitantes preocupaciones de la opinión nacional e internacional. Por lo tanto les sugerimos que de cara a un eventual Intercambio Humanitario, se sirvan avanzar en algunas reflexiones conforme a las cuales se pudieran diseñar -en su carácter de organización- escenarios en donde sea posible plantear y debatir con la sociedad alternativas políticas para encontrar una senda transicional hacia una sociedad justa y equitativa.

Una ola de optimismo sobre la renovación democrática del mundo alcanza hoy a pueblos y países. Los vientos no soplan a favor de las tendencias y gobiernos que alientan las guerras. Sentimos que ese clima internacional es favorable a todos aquellos que en Colombia trabajan sin vacilación por una salida política a la confrontación bélica interna.

En la mayoría de países de nuestro continente han accedido a la dirección del Estado movimientos y figuras comprometidas con el cambio social, la inclusión étnica, la ampliación democrática y el desarrollo de políticas internacionales independientes. Creemos que en ellos la Paz de nuestro país cuenta con incondicionales aliados. Las perspectivas, ciertamente diferenciadas que estos gobiernos ofrecen, representan sin duda un interesante y alentador horizonte político.

Con nuestros mejores deseos esperamos a la mayor brevedad su respuesta a esta nueva carta.

Atentamente,



COLOMBIAN@S POR LA PAZ DE COLOMBIA

Piedad Córdoba Ruíz, Alpher Rojas Carvajal, Alberto Cienfuegos, Jorge Enrique Botero, Medófilo Medina, Olga Amparo Sánchez, Francisco Caraballo, Marck Chernik, Gloria Inés Ramírez, Ricardo García Duarte, Gloria Cuartas, Iván Cepeda Castro, Florence Thomas, Luís Fernando Medina, Andrés Felipe Villamizar, María Teresa Arizabaleta, Fabio Morón Díaz, Rocío Londoño Botero, Víctor Manuel Moncayo, Consuelo González de Perdomo, José Gregorio Hernández, William Ospina, Alfredo Beltrán Sierra, Gabriel Misas Arango, Lilia Solano, Gustavo Gallón Giraldo, Luís Eladio Pérez, Ricardo Sánchez A, Oscar Tulio Lizcano, Carlos Miguel Ortiz, Claudia Rugeles de Jara, Jaime Angulo Bossa, Jimmy Viera, Orlando Beltrán Cuellar, Daniel Samper Pizano, Alfredo Molano B, Javier Darío Restrepo, Darío Arizmendi Posada, Ramón Jimeno, David Sánchez Juliao, Gustavo Álvarez Gardeazábal, Hollman Morris, Harold Alvarado Tenorio, Arlen B. Tickner, Vladimir Flores (Vladdo), Gustavo Páez Escobar, Marlene Singapur, Alberto Rojas Puyo, Francisco Leal Buitrago, Hernando Gómez Buendía, John Sudarsky, Leopoldo Múnera Ruíz, Efraín Viveros, Daniel Garcia-Peña, Consuelo Ahumada, Ricardo Bonilla G, Renán Vega Cantor, Felipe de Brigard, Ricardo Montenegro V, León Valencia A, Raúl Alameda O, Marleny Orjuela, Gladis Jimeno, Fabiola Perdomo E, Deyanira Ortiz Cuenca, Martha Arango de Lizcano, Ángela de Pérez, Yolanda Polanco P, Daniel Pecaut, Gabriel Izquierdo S.J., Fernán González S.J., Oscar Mejía Quintana, Mauricio Rojas Rodríguez, Gelasio Cardona Serna, , Carlos A. Rodríguez Díaz, Apecides Alviz F, Julio Roberto Gómez, Sergio Pulgarín Mejía, Juanita Barreto G, Blas Zubiría Mutis, Sergio Bustamante, Padre Henry Ramírez Soler cmf, Arnulfo Bayona, Ramiro Galvez, Juan Sebastián Lozada P, Álvaro Camacho Guisado, Apolinar Díaz-Callejas, Lisandro Duque Naranjo, Jaime Caicedo T, Ciro Quiroz, Miguel Ángel Herrera Z, Carlos Lozano Guillen, Jairo Maya Betancur, Jorge Gantiva Silva, Carlos Villalba Bustillo, Constanza Vieira, Venus Albeiro Silva, Santiago García, Pepe Sánchez, Patricia Ariza, Carlos Álvarez Nuñez, Víctor Gaviria, Jennifer Steffens, Bruno Díaz, Zulia Mena, Gustavo Duncan, Lilia Solano, Julio Silva Colmenares, Arturo Escobar, Rafael Ballén, William García Rodríguez, César Augusto Ayala Diago, Diego Otero Prada, Rubén Darío Florez, Darío Villamizar H, Luís Alfonso Ramirez, Fabian Acosta, Alonso Ojeda Awad, Eduardo Gómez, Carlos Villamil Chaux, Fernando Estrada G, Moritz Akerman, Pilar Rueda, Marina Gallego, Leonor Esguerra, Luz Helena Sánchez, Clara Elena Cardona, Osana Medina, Deide Olaya, Irma Ortiz, María Eugenia Sánchez, Martha Zapata, Dunia Esther León Fajardo, Olga Lucía Ramírez, Darío Morón Díaz, Santiago Vásquez L, Enrique Santos Molano, Libardo Sarmiento Anzola, Reinaldo Ramírez García, Antonio Ramírez Caro, Cristóbal González, Fabio Velásquez, Darío I Restrepo, Jairo E. Gómez, Daniel Libreros C, Héctor Moreno Galviz, Mauricio Archila Neira, Dora Lucy Arias, Luís Alberto Ávila A, Norma Enríquez R, Orsinia Polanco, Caterina Hayeck, Guillermo Silva, Luís Enrique Escobar, Eduardo López Hooker, Eduardo Carreño, Alexandra Bermúdez, Fernando Arellano, Gabriel Awad, Cristo Rafael García Tapias, Alfonso Santos C, Jorge Lara Bonilla, Miguel Eduardo Cárdenas, Andrés A. Vásquez M, Jaime Calderón Herrera, Álvaro Bejarano, Álvaro Delgado, Álvaro Villarraga, Armando Palau, Juan de Dios Alfonso, Carlos Rosero T, Maria Eugenia Liévano, Gonzalo Uribe Aristizabal, Edgar Martínez C, Esperanza Márquez M, Dídima Rico Chavarro, Danilo Rueda R, Eduardo Franco Isaza, Evelio Ramírez, Alejandra Millar, Patricia Ramírez, Gabriel García B, Gabriel Ruiz O, Germán Arias Ospina, Gustavo Puyo T, Gustavo García, Hernán Cortéz A, Emperatriz de Guevara, Robertina Sánchez, Enrique Murillo, Milena Murillo Sánchez, María Areiza, María de Los Ángeles Moreno, Dian Murillejo, Norma Trujillo, Gloria María Marín, Dolores Carrero, Carlos Julio Forero, César Guarín, Carmen Guarín Uriel Pérez, Cecilia Ramírez, Virginia Franco, Eufracio Beltrán, Marlen Sarmiento, Luís Evelio Pinchao, Myriam de Roa, Janeth González, Paola Callejas, Amanda Rojas, Henry Rosas, Edna Margarita Sánchez Rivas, Paola Sánchez Rivas, Magdalena Rivas, Silvio Hernández, Olga Lucía Rojas, Gricelda Medina, Víctor Rojas, Carolina Rojas Medina, Rosalba Sierra, María Concepción Chagueza, Janeth Moreno Chagueza, Fernando Romero Romero, Oscar Romero Romero, Esperanza Estrada, Fanny Martínez, Cielo Erazo, Blanca Mayta de Erazo, Luz Dalia Mora, Andrés Bazante, Trinidad Orjuela, Tiberio Donato, Carmenza Gómez, Jaqueline Donato Gómez, Oliva Solarte, Patricia Trujillo Solarte, Gladiys Duarte, Ruth Amelia Argote, Alfredo Rojas, Susy Abitol Arenas, Danieul Lasso, Marleny Orjuela Manjarres, Ivonne González, Jaime Pulido Sierra, Jaime Vasco A, Juanita Bazán A, Luís Eduardo Salcedo, Luís Jairo Ramírez H, Mario Santana, René Antonio Florez C, Sara Leukos, Víctor José Pardo, María Teresa de Mendieta, Silvia Patricia Nieto. Siguen más de 25.000 firmas...





PÓNGALE LA FIRMA!

¿LE PONDRÍAS LA FIRMA?

¿POR QUÉ SI?

¿POR QUÉ NO?

¿A DÓNDE CONDUCIRÁN ESTAS "IDEAS FUERZAS" QUE YA ECHARON A RODAR?

¿SOBRAN LAS COMILLAS?

Al leer el documento en mi conciencia me pareció medio "romántico-talegón" eso de: "nos permitimos preguntarles si están dispuestos a abandonar de manera definitiva la práctica del secuestro."


Si de preguntar se trata, preguntaría:

"¿Son Uds. marxistas?

¿entienden el marxismo como un humanismo?

¿cómo hacen Uds. -de confesarse marxistas- la lectura del Derecho Internacional Humanitario desde la perspectiva del humanismo marxista?

¿Cuándo fué la última vez que alguno de los comandantes de las FARC-EP leyó o recordó o pensó o conversó sobre algún pasaje de Clausewitz sobre los supuestos éticos de la guerra?

¿se créen o se saben marxistas?, ¿tienen en el materialismo histórico o conocen y aplican los supuestos epistemológicos del mismo para su práxis cotidiana?

lunes, 1 de diciembre de 2008

ECONOMIA PIRAMIDAL URIBIANA




.


.


video



LO SIMPLE ES ... ASI DE SIMPLE!





¿Podremos defendernos con la racionalidad social de la incertidumbre existencial en que vivimos? (Escrito en la Introducción al texto Valor y Dinero Jorge Child Vélez. Bogotá, febrero de 1982. Ed. Oveja Negra - FESCOL.)



.


LA CONSTITUCIÓN ... VUELVE Y JUEGA:



Artículo 335. Las actividades financiera, bursátil, aseguradora y cualquier otra relacionada con el manejo, aprovechamiento e inversión de los recursos de captación a las que se refiere el literal d) del numeral 19 del artículo 150 son de interés público y sólo pueden ser ejercidas previa autorización del Estado, conforme a la ley, la cual regulará la forma de intervención del Gobierno en estas materias y promoverá la democratización del crédito.





***


Pensando en la relación AUTORIDAD - CONOCIMIENTO - PODER - VERDAD encontré unas bien provocadoras afirmaciones en un un escrito de Alberto Buela cuya lectura en extenso puede hacerse en:


http://www.libros.com.sv/nueva/detalles.php?id=330



Lo que del texto me pareció de especial valor y aplicable hic et nunc fué lo siguiente:



"La autoridad se funda en el saber reconocido de alguien y en la necesidad que ese conocimiento genera. El centenario filósofo Hans Gadamer (1900-2002) escribió: La autoridad correctamente entendida tiene que ver no con la obediencia, sino con el conocimiento.


El hombre desde el momento en que reconoce a otro como autoridad confía en que lo que dice es cierto, es verdadero. Es por ello que la autoridad presupone el conocimiento o saber de aquel que la ejerce, mientras que la obediencia manifiesta el poder, nos está indicando el ejercido concreto de la autoridad de aquel que la ejerce. Así la autoridad que como ejercicio se manifiesta en el plano político-social pudo ser definida muy acertadamente por filósofo escéptico Giuseppe Rensi (1871-1941) en su libro Filosofía de la autoridad (1920) como: "el acto que determina lo que de hecho vale como justicia y moral..entre opuestas verdades teóricas racionalmente posibles es la autoridad la que decide lo que de hecho debe valer como si fuese la justicia, el bien, la verdad"


La objeción que nace desde la politología y la sociología al observar que en nuestras sociedades no todas las autoridades dicen la verdad, pues existen autoridades que infunden conocimientos falsos para manipular el control de las personas, objeción que también puede aplicarse al control y manejo de grupos sociales menores. Esta objeción es difícil de remontar.



Hay que hacer la distinción entre potestas y auctoritas. La autoridad en tanto es entendida como poder puede mentir y de hecho miente para lograr la obediencia, pero la autoridad en tanto auctoritas , es decir, en sí misma se funda en la verdad. Pues conocimiento es siempre verdadero, un falso conocimiento es un desconocimiento. "



La pregunta es:



¿desconocimiento?



Texto de Child. Sugerencia: De ser de su interés "please" copie y pegue en hoja .doc

domingo, 30 de noviembre de 2008

PROVOCACIONES MEDIALES




pasó este domingo,


video





La entrevista a Antonio Madariaga Reales (corporación Viva la Ciudadanía), hecha por Ramón Jimeno aunque centrada en la ley conocida como Ley de Víctimas marcó el desarrollo de la mañana dominical hasta el momento de digitar esta entrada al blog.



La realidad del llamado "ciberespacio" propicia este compartir la mañana de navegación por aguas (sic) nada quietas, poco agradables, pero que no podemos desconocer que también nos mojan.



Dos ejemplos dramáticos de cotidianidades de una parte individuales traidas a cuento por el entrevistado como el de una abuela protectora de su nieta "huerfana" y el de una jóven viuda víctima de las acciones perversas venidas desde los tres angulos del triángulo de la degradada guerra o conflicto armado interno, y de otra parte (desde lo colectivo) el ejemplo de la Minga indígena resaltado en el clip del encabezado son cosas que reconfortan y despiertan admiración por la capacidad demostrada de resistir que tiene todo ser humano y comunidad con voluntad para ello.



Cuando me proponía recuperar para preparar lo que podría ser un OVA (Objeto Virtual de Aprendizaje) con algunos apartes de la entrevista pasada por CABLE NOTICIAS topé con otro video que refrescó algunos datos sobre uno de tantos elementos que subyacen a la producción de las víctimas de que trataba la entrevista el director de Viva la Ciudadania.





El video corresponde a un noticiero de hace varios meses pasado por la misma fuente de la entrevista comentada:




video





En este estado las cosas ocurrióse la pregunta por quien o quiénes entre mis conocidos y antiguos compañeros de la Universidad de Antioquia fueron testigos o protagonistas por esos tiempos de fusiones entre la Fuerza Pública y el fenómeno "para" (Convivir y Autodefensas) en el drama vivido en el Departamento de Antioquia y vecindades.



Aquí llegó a memoria el amigo y compañero de lides estudiantiles, Jesús Maria Valle y como consecuencia lógica volvieron a tener presencia y no insignificante los ex-condiscipulos hoy empotrados (sic) en la Casa de Nariño.



Digité entonces en la ventanilla del motor de búsqueda Google la combinación: Alvaro Uribe Vélez y Jesús María Valle, y ... la pantalla indicó que el tema de esa relación no era simplemente una contingencia personal dominical sino una preocupación bien sentida que me permitió darme una respuesta a la pregunta que pueden hacerse los impulsores del reconocimiento y la reparación a las víctimas:







Mi respuesta es simple: ¿qué interés pueden tener los víctimarios que tienen el sarten por el mango en reconocerse como tales?.

Sería muy interesante que para otra ocasión en la cual de pronto Jimeno entreviste a Fabio Valencia o a Mario Uribe, al mismo Alvaro o a su Alma gemela José Obdulio, les consulte o pregunte por sobre el conocimiento que tuvieron en vida de Jesús Maria, ¿qué piensan de lo que fué su ejercicio profesional en defensa de los derechos humanos, y qué saben acerca del porqué y por quien se dispuso su muerte?. No quiero señalar que algunos de estos personajes haya intervenido directamente en el crimen pero que estaban comprometidos con la generación y el mantenimiento del ambiente que lo propició, en esto si me quedan justificables dudas.

¿Sabía el entonces gobernador de Antioquía lo que hacia el Comandante de la Brigada de su Jurisdicción?.

Las omisiones por las cuales fué condenado el Estado (la Nación) a favor de la familia de Jesús Maria Valle, ¿ocurrieron en cabeza de quién?, ¿llegará el momento en el cual la Nación repita contra quien la comprometió en semejante "fallas del servicio"?

***

Ya para entrar la noche ingresa a mi habitación por la pantalla del aparato de TV un "intruso" al cual y gracias a un hp que tengo a mi servicio logro capturar y presentar así:

video

y así, sin mas palabras y sin lograr el objetivo de construir un OVA, voy a dejar descansar el hp este antes que me saque la lengua, no sin antes preguntarme sobre ¿cómo se ve esto desde la teoría y la práctica constitucionales aquí y ahora?; lo que hace Petro y apreciamos en el video tomado de C.N. ¿corresponde al ejercicio de una función constitucional?

Gracias a la captura realizada encuentro en la intervención de Petro el objeto virtual que hace aterrizable la comprensión del concepto responsabilidad estatal partiendo de la lectura del texto constitucional confrontado con la realidad tal como lo expresé en comentario anterior:

".. lo indicado era leer lo correspondiente a ese campo y sobre la Hacienda Pública en el texto constitucional... remití a la lectura de las siguientes artículos en la Constitución Política de este país (sic) :)


Artículo 333. La actividad económica y la iniciativa privada son libres, dentro de los límites del bien común. Para su ejercicio, nadie podrá exigir permisos previos ni requisitos, sin autorización de la ley.


La libre competencia económica es un derecho de todos que supone responsabilidades.


La empresa, como base del desarrollo, tiene una función social que implica obligaciones. El Estado fortalecerá las organizaciones solidarias y estimulará el desarrollo empresarial.


El Estado, por mandato de la ley, impedirá que se obstruya o se restrinja la libertad económica y evitará o controlará cualquier abuso que personas o empresas hagan de su posición dominante en el mercado nacional.


La ley delimitará el alcance de la libertad económica cuando así lo exijan el interés social, el ambiente y el patrimonio cultural de la Nación.


Artículo 334. La dirección general de la economía estará a cargo del Estado. Este intervendrá, por mandato de la ley, en la explotación de los recursos naturales, en el uso del suelo, en la producción, distribución, utilización y consumo de los bienes, y en los servicios públicos y privados, para racionalizar la economía con el fin de conseguir el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes, la distribución equitativa de las oportunidades y los beneficios del desarrollo y la preservación de un ambiente sano.


El Estado, de manera especial, intervendrá para dar pleno empleo a los recursos humanos y asegurar que todas las personas, en particular las de menores ingresos, tengan acceso efectivo a los bienes y servicios básicos.


También para promover la productividad y la competitividad y el desarrollo armónico de las regiones.


Artículo 335. Las actividades financiera, bursátil, aseguradora y cualquier otra relacionada con el manejo, aprovechamiento e inversión de los recursos de captación a las que se refiere el literal d) del numeral 19 del artículo 150 son de interés público y sólo pueden ser ejercidas previa autorización del Estado, conforme a la ley, la cual regulará la forma de intervención del Gobierno en estas materias y promoverá la democratización del crédito.


Artículo 336. Ningún monopolio podrá establecerse sino como arbitrio rentístico, conuna finalidad de interés público o social y en virtud de la ley.


La ley que establezca un monopolio no podrá aplicarse antes de que hayan sido plenamente indemnizados los individuos que en virtud de ella deban quedar privados del ejercicio de una actividad económica lícita.


La organización, administración, control y explotación de los monopolios rentísticos estarán sometidos a un régimen propio, fijado por la ley de iniciativa gubernamental.


Las rentas obtenidas en el ejercicio de los monopolios de suerte y azar estarán destinadas exclusivamente a los servicios de salud.


Las rentas obtenidas en el ejercicio del monopolio de licores, estarán destinadas preferentemente a los servicios de salud y educación.


La evasión fiscal en materia de rentas provenientes de monopolios rentísticos será sancionada penalmente en los términos que establezca la ley.


El Gobierno enajenará o liquidará las empresas monopolísticas del Estado y otorgará a terceros el desarrollo de su actividad cuando no cumplan los requisitos de eficiencia, en los términos que determine la ley.


En cualquier caso se respetarán los derechos adquiridos por los trabajadores.


Después de semejante "ejercicio" quedó todavía mas claro aquello dicho por un paisano de Obama:


"es deber de todo patriota defender su país de sus gobernantes".

Ahora si cierro la bitacora deseando una buena noche... como por desgracia no han de pasar millones de congéneres a o en nuestro entorno: