viernes, 10 de abril de 2009

EL QUE EXPULSÓ LOS MERCADERES

LA VERDAD OS HARÁ LIBRES!






Ese Jesús resulta convincente. Veamos hoy parte de su pasión en la versión que de la obra de Rice y Andrew Lloyd Webber, adobada con episodios locombianos se funde en mi conciencia:

video


(videocollage gag2009)


Sea esta mi comunión de Viernes Santo.





"Cuando dos se reúnen en mi nombre ahí estoy, cuando se requiere ayuda ahí estoy, cuando todo parece estar perdido ahí estoy ..."


***







jueves, 9 de abril de 2009

REFLEXIONES DE SEMANA SANTA


***

Yo odio

Tú odias
El odia
Nosotros odiamos
Vosotros odiáis
Ellos odian
Yo te odio

Tú me odias
El (me) nos odia

Nosotros (te) os odiamos
Vosotros (me) nos odiáis
Ellos (me) nos odia(n)

Y pare de contar …








Algunas bobadas que escribí hace unos meses, pero que ahora por alguna vaina me parece pertinente compartir hoy aquí y así:




Hace algunos años luego de concebir y realizar varios ejercicios a manera de talleres, conversatorios, entrevistas estructuradas y no tan estructuradas, tratando de encontrar en el medio regional (Pereira, Área Metropolitana, Departamento de Risaralda) explicaciones plausibles acerca de las violencias y la criminalidad que preocupan seriamente a los aquí residentes, llegué a la percepción de un binomio, elemento común en las violencias que se desatan cotidianamente en Colombia bien sea en los marcos del conflicto armado interno bien que se trate del accionar de la llamada "delincuencia organizada" (mafias que no se limitan al narcotráfico) o de esa otra reconocible en la expresión, delincuencia común, como que también campea en las tragedias rutinarias de festividades (día de la madre, del amor y la amistad, del padre, navidad y año nuevo): el desprecio y el odio.




Ese binomio de desprecio y odio hacen de las suyas y despliegan toda su potencia en una especie de caldo compuesto de indiferencia y de miedo. Los registros de la Policía, del CTI, Medicina Legal, hospitales y centros de salud, que arrojan en la última década año por año una tasa de homicidios que supera las cifras de otras ciudades colombianas .




Esta realidad así medida ha movido a sectores de la llamada sociedad civil como también a los administradores públicos a preocuparse de manera prioritaria y permanente del tema de la seguridad ciudadana y con ello a la búsqueda de conocimientos que superen la simple conjetura o las explicaciones ad-hoc en ocasiones inspiradoras de medidas políticas (de gobierno) irrisorias generadoras de desgaste institucional y de pérdida de credibilidad amén de la vulneración que en ocasiones ellas implican de derechos fundamentales. Ej. La prohibición del parrillero masculino, restricciones a la apertura de locales de diversión en las noches, a la circulación de menores entre ciertas franjas horarias, etc.




En esa búsqueda del conocimiento se hace necesario para nuestro quehacer investigativo pasar de lo puramente fenoménico y medible a lo sustancial, dejando a un lado las actitudes fetichistas o animistas implícitas en las creencias difundidas de que es la presencia de ciertos objetos o cosas (armas, alcohol, cierto tipo de vehículos) "la causa" de los homicidios o lesiones fatales y no simples elementos circunstanciales, contingentes como facilitadores a manera de herramientas. Superar lo fenoménico, lo aparente, lo externo, significa identificar lo que en principio no parece medible: la determinación o ubicación de esos inasibles, intangibles, pero terriblemente potentes elementos que integran la esfera afectiva de cada individuo y que condicionan su voluntad: el desprecio, el odio, la indiferencia y el miedo, había que lograr alguna forma de develar su presencia.




El acercamiento que durante años hemos tenido con ambientes que no dudo en llamar criminógenos nos permite identificar expresiones respecto de las cuales pasar del dicho al hecho queda como algo circunstancial y que puede desatarse en cualquier momento. En menos de dos líneas podemos indiciar (sic) al menos el fenómeno percibido: "Ese) hijo de …., vicioso, marihuanero (a) como que es auxiliar de la guerrilla" "Ese sapo reaccionario como que es informante del ejército" "... está marcando calavera", y pare de contar.



Basta leer recientes declaraciones del Secretario de Gobierno Departamental en relación a amenazas contra la vida de un número significativo de ciudadanos de la población de Quinchía para dar fuerza a nuestro argumento:



"Quinchía, sin Águilas Negras. Así lo afirmó el Secretario de Gobierno Departamental, Germán Darío Saldarriaga Arroyave, en reunión llevada a cabo ayer por parte del secretario de Gobierno de Risaralda, Germán Darío Saldarriaga, la alcaldesa de la localidad, Alicia Palacio y representantes del Distrito de Policía y del Ejército, se reiteró que en ese Municipio no hay grupos paramilitares con esa denominación. Una recompensa de $3 millones para quienes entreguen información que conduzca a los autores del panfleto que circuló en los últimos días en Quinchía a nombre de las Águilas Negras, ofreció el Gobierno Departamental en coordinación con el Departamento de Policía Risaralda. Al parecer, según supo los autores del panfleto pueden ser miembros de la misma comunidad inconformes con el creciente fenómeno de venta de alucinógenos en Quinchía, pues muchas de las personas que aparecen reseñadas en el panfleto son consumidores de drogas e individuos que tienen antecedentes judiciales, por lo que podría ser una medida de presión para que se vayan del pueblo…." (Boletín enviado por e-mail el martes 19 Aug 2008 15:24:43 -0500. liliana.ibarra@risaralda.gov.co).




No se requiere de mayor esfuerzo para concluir que independientemente de la existencia o no de un grupo "paramilitar" denominado Aguilas Negras, lo trascrito apunta a afirmar la presencia de fuerte componente de intolerancia, de miedo, de odio, vinculado en este caso al complejo campo de las llamadas "drogas", sus expendedores y sus consumidores. No se dice pero se sabe que allí hay una realidad que ha cobrado carta de naturaleza así se prefiera en ocasiones no llamarla por su nombre: "limpieza social".



Aún fuera de los escenarios en los cuales otras pasiones humanas como la avaricia, la ambición de poder o de dinero, así como también los requerimientos glandulares adobados del ánimo de poseer (esa mujer o ese hombre es mío (a) y de nadie más), los cuales pueden constatarse en muchos eventos de esos que los periodistas judiciales denominan "ajustes de cuentas", el ánimo homicida se fortalece y alimenta del primer binomio: si el acreedor o el deudor que "se me atravesó" en el camino del cual hay que sacarlo, eventualmente es homosexual, adicto, miembro de tal partido o tal iglesia, el conjuro está hecho y solo queda faltando la ocasión, el instrumento (humano o no) para generar un nuevo registro en las estadísticas criminales.



¿Cómo calcular la tasa de odio? ¿Cómo medir la magnitud de la indiferencia?. La amplia difusión que en amplios sectores sociales ha cobrado el uso de una expresión evocadora de una especie de enfermedad venérea (tec. Blenorragia) que preferimos no reproducir aquí, nos hace recordar la manera como se preparó Raskolnikov sicológicamente para asesinar a la anciana prestamista: percibirla como un piojo, ("El crimen es el de esa vieja avara que se obstina en vivir y guardar su dinero, el de ése parásito inmundo y voraz de ese piojo, que vive de sorber sangre a los pobres". Dostoievski, Crimen y Castigo), lo demás viene por consecuencia lógica, cualquier inhibición queda superada bajo ciertos condicionamientos sociales, ambientales, culturales.



Sabido lo anterior queda entonces planteada una nueva cuestión: ¿cómo se ha producido y cómo se alimenta esa forma de conciencia de exclusión e intolerancia? Una tarea para generar una historia de la criminalidad en Colombia y para trascender definitivamente el puro enfoque fenoménico que se le viene dando a nuestro campo de estudio."








MENSAJE A DIOS, AL NIÑO JESÚS DE PRAGA Y A SAN JUDAS TADEO


Y, estando en Semana Santa entendida por muchos como semana de o para la reflexión, bueno sería que se provoque y ponga en marcha en y por los muy católicos gobernantes -desde el presidente, el gobernador, el secretario de gobierno- este viernes y sábado algún examen de conciencia sobre la parte que les corresponde como sembradores de intolerancia, de odios a las diferencias, que en sus conversaciones con dios, con el niño Jesús de Praga y con San Judas Tadeo, logren superar sus morbos maniqueos.



Santa Rosa de Cabal, jueves Santo.



LECTURA RECOMENDADA: Karlheinz Deshner. - Historia Criminal del Cristianismo. (9 tomos, por ahora). (Editorial Martinez Roca).


"A lo largo del libro vamos conociendo una historia muy diferente a la que tenemos asimilada por nuestra educación cristiana. Vemos como el cristianismo original, la religión del amor y de la tolerancia mientras fue minoritaria, cambia en cuanto se ve favorecida por el poder, es decir el Imperio Romano. De abogar por la tolerancia con todas las religiones se pasa a pedir el exterminio de paganos y judíos (como asesinos de Jesús). Incluso dentro del cristianismo existían multitud de sectas que se declaraban heréticas mutuamente, lo que conllevaba en muchas ocasiones la pena de muerte." (http://tastyrabbit.net/laertes/?p=810)










http://www.bibliotecaatea.com.ar/ebooks/24/historia-criminal-del-cristianismo-tomo-i/




video

Y RECUERDA:

DEPENDE A QUIEN PREGUNTES!

domingo, 5 de abril de 2009

PENSAMIENTOS DE SEMANA SANTA

.
"... prefiero cabalgar a Jerusalén en un corcel árabe que en un asno proletario." F.N.
(Con Marx al anca y blandiendo una espada) gag
.
"La miseria religiosa es, de una parte, la expresión de la miseria real y, de otra parte, la protesta contra la miseria real. Exigir sobreponerse a las ilusiones acerca de un estado de cosas vale tanto como exigir que se abandone un estado de cosas que necesita de ilusiones. La crítica de la religión es, por tanto, un germen, la crítica del valle de lágrimas que la religión rodea de un halo de santidad." (Carlos el Furunculoso y Federico el Ricachón)
.
O, ¿SEMANA DE PASIÓN?

.


PENSANDO EN … "LA" SEGURIDAD





Domingo de ramos y pocas ganas de salir a ver el mismo espectáculo barrial de mis vecinos desfilando con una cadencia que parece imitar en algo las contorciones del incienso que en abundancia será quemado los próximos jueves y viernes, opté esta mañana por releer el relato que en compañía de Piedad construimos de nuestra experiencia de indagación en los campos de los derechos humanos, de la convivencia y la seguridad humana, reencontré algunas proposiciones provocadoras para hacer un ejercicio reflexivo sobre los pecados humanos que algunos creen poder expiar con procesiones y espectáculos similares.








Algunas de esas proposiciones:




a) pensar la inseguridad como un fenómeno que se nos impone por "fuerzas oscuras", por "elementos foráneos", y cosas parecidas.



b) consecuencia de lo anterior: los generadores de la inseguridad (nosotros mismos) nos volvemos "invisibles", intangibles, inaprehensibles. El asunto se nos escapa de las manos o se refugia en el Barrio vecino, que ese si es una "olla", donde "el mal" se mimetiza como el "desechable" o el "otro" diferente, no "normal" o cosa parecida.



c) la seguridad nos la deben brindar: los policías, los bomberos, etc.etc. Para eso "pagamos" impuestos (aquí comienza a crecernos la nariz como a Pinocho).



Aceptando que hay "desorientación y falta de conocimiento", surge otra pregunta: ¿ es acaso la aprehensión racional, científica, objetiva del fenómeno, un reto exclusiva y excluyentemente Macondiano? No. Se trata, como ya lo he repetido, de un problema global y HUMANO no resuelto.




Algunas ideas "endemoniadas" sobre el tema de esta entrada al blog las compartimos en el texto que puede ser consultado haciendo el consabido "click" sobre la siguiente carátula:






.




.

Reflexión para esta Semana Santa (sic):

"Si yo no fuera César sería Cristo, el socialista, montaría un asno y cabalgaría hacia Jerusalén con Carlos Marx. La lujuria del poder de los marxistas iguala el ansia de poder de los nietzscheanos, pero prefiero cabalgar a Jerusalén en un corcel árabe que en un asno proletario."

Fuente: http://www.scribd.com/doc/7145389/Friedrich-Nietzsche-Mi-Hermana-y-Yo

otra lectura para pecar sin necesidad de salir de casa:

"La existencia profana del error ha quedado comprometida, una vez que se ha refutado su celestial oratio pro aris et focis. El hombre, que solo ha encontrado en la realidad fantástica del cielo, donde buscaba un superhombre, el reflejo de si mismo, no se sentirá ya inclinado a encontrar solamente la apariencia de si mismo, el no-hombre, donde lo que busca y debe necesariamente buscar es su verdadera realidad.


El fundamento de la crítica irreligiosa es: el hombre hace la religión, la religión no hace al hombre. Y la religión es, bien entendido, la autoconciencia y el autosentimiento del hombre que aún no se ha adquirido a sí mismo o ya ha vuelto a perderse. Pero el hombre no es un ser abstracto, agazapado fuera del mundo. El hombre es el mundo de los hombres, el Estado, la sociedad. Este Estado, esta sociedad, producen la religión, una conciencia del mundo invertida, porque ellos son un mundo invertido. La religión es la teoría general de este mundo, su compendio enciclopédico, su lógica bajo forma popular, su pundonor espiritualista, su entusiasmo, su sanción moral, su solemne complemento, su razón general de consolación y justificación. Es la fantástica realización de la esencia humana, porque la esencia humana carece de verdadera realidad. La lucha contra la religión es, por tanto, indirectamente, la lucha contra aquel mundo que tiene en la religión su aroma espiritual.


La miseria religiosa es, de una parte, la expresión de la miseria real y, de otra parte, la protesta contra la miseria real. Exigir sobreponerse a las ilusiones acerca de un estado de cosas vale tanto como exigir que se abandone un estado de cosas que necesita de ilusiones. La crítica de la religión es, por tanto, un germen, la crítica del valle de lágrimas que la religión rodea de un halo de santidad.


La crítica no arranca de las cadenas las flores imaginarias para que el hombre soporte las sombrías y escuetas cadenas, sino para que se las sacuda y puedan brotar las flores vivas. La crítica de la religión desengaña al hombre para que piense, para que actúe y organice su realidad como un hombre desengañado y que ha entrado en razón, para que gire en torno a si mismo y a su sol real. La religión es solamente el sol ilusorio que gira en torno al hombre mientras éste no gira en torno a si mismo.


La misión de la historia consiste, pues, una vez que ha desaparecido el más allá de la verdad, en averiguar la verdad del más acá. Y, en primer término, la misión de la filosofía, que se halla al servicio de la historia, consiste, una vez que se ha desenmascarado la forma de santidad de autoenajenación humana, en desenmascarar la autoenajeción en sus formas no santas. La crítica del cielo se convierte con ello en la crítica de la tierra, la crítica de la religión en la crítica del derecho, la crítica de la teología en la crítica de la política."

Tomado de La Sagrada Familia, Edición de Grijalbo. Curiosamente en otras ediciones no encontré igual pasaje.

.

OTRA LECTURA RECOMENDABLE ESPECIALMENTE PARA ESTOS DIAS EN QUE UN DEMONIO UBÉRRIMO SE HA VESTIDO DE ÁNGEL GUARDIAN Y HABITA LA CASA DE NARIÑO:

Giovanni Papini: EL DIABLO. En especial el capítulo que recientemente me recomendó la Diabla de mi Hermana B.L, Cap. XIII, No. 81 ¿Viene del Satanás todo el mal?

***

Adendo por si no lo encuentran en otro sitio:

"¿VIENE DE SATANAS TODO EL MAL?

¿Estamos totalmente seguros de que todos los pecados de los hombres son debidos a las provocaciones y maquinaciones del Diablo? 4 No puede ocurrir, al menos alguna vez. que el calumniador sea calumniado?

Sabemos que en nosotros es muy común y fuerte la repugnancia, mejor la repulsión, a reconocer nuestras culpas y a aceptar nuestras responsabilidades. Gusta inmensamente a todos, a cristianos y no cristianos, dar el mea culpa en el pecho de los otros. Y cuando el pecado es exclusivamente nuestro y no transferible encontramos siempre un medio cómodo y expeditivo para descargarnos de la parte más pesada. Ora es el destino y el determinismo, ora es la fatalidad hist6rica, ora la prepotencia del instinto y del inconsciente. Y con mucha más frecuencia —y no solo entre los creyentes— son las instigaciones de Satanás. Si damos oídos a los pecadores, tanto a los que están encerrados en las prisiones como a los que andan libres, todos son inocentes. Todos son inconscientes como corderillos anales, victimas de insidias ajenas o de fuerzas oscuras.

Los antiguos hebreos habían dado forma visible y ritual a este rechazo de la culpa y cada siete anos arrojaban ignominiosamente al desierto al chivo expiatorio, al cual le habían transmitido, con ceremonias mágicas todos los pecados del pueblo. Su nombre Azazel ha venido a ser uno de los nombres del Diablo y es asociado al culto mágico de Satanás por brujos y hechiceras.

Aun en nuestros días el Diablo hace a menudo el papel de chivo expiatorio. Se olvida fácilmente los males estímulos de nuestra sangre, las concupiscencias naturales de nuestra carne, las perversas disposiciones de nues­tro ánimo y las recaídas morbosas de nuestro espíritu y gustosamente endosamos todos nuestros errores y furo­res a Satanás.

No hay duda de que el maligno realiza día y noche su trabajo sutil y terrible en las almas de los hombres y bastante mas a menudo de lo que los espíritus fuertes, libres e iluminados» están dispuestos a admitir. «E1 Demonio — decía con razón Huysmans— no tiene necesidad de mostrar su fisonomía humana o bestial para atestiguar su presencia: le basta, para que el se afirme, con elegir domicilio en las almas e incitarlas e inducirlas a crímenes inexplicables; después puede retenerlas por esta esperanza que les inspira de que en lugar de vivir en ellas como hace y como ellas a menudo ignoran, el obedecerá a sus invocaciones, aparecerá y dará ventajas que concederá a cambio de ciertos privilegios. El deseo s6lo de querer pactar con el le da poder casi siempre para realizar su efusión con nosotros».

La técnica del adversario es refinada y compleja de forma que sabe aprovecharse de una fantasía fugaz y hasta del escepticismo para hacer que los hombres se sometan a sus deseos. Pero seria peligroso para nosotros e injusto para el atribuir a obra demoniaca la masa global de los pecados humanos. En todo caso, si el Diablo es mas fuerte que el hombre y si todo mal del mundo es obra suya. se sigue de esto que todo hombre es inocente de verdad y. por consiguiente, que toda condena es inadecuada.

Sabemos ya que el pecado original ha degradado la naturaleza humana y la ha hecho esclava del tentador, pero también es verdad, al menos para los cristianos, que Cristo ha venido para restituir a los hombres la posibilidad de salvación, para liberarlos del vasallaje de Satanás.

Cuando se habla del rescate esta palabra debe ser comprendida y sentida en su significado concrete: Cristo ha pagado por nosotros. ha recuperado las criaturas esclavas del mal para darles completa libertad. Y es demasiado cómodo, después de la Pasión y la redención, cargar todas nuestras culpas a las espaldas del Demonio. Haciéndolo así, no advertimos que hacemos del Diablo un facsímil de Cristo. Éste es el Cordero que asume todos los pecados del mundo y Satanás es la serpiente que carga con todos los pecados del mundo. El hombre vendría, por esto, a ser nada mas que el campo de batalla del bien y del mal, del amor y del odio, del Salvador y del tentador. Esta era la teoría de Lutero, pero no puede ser la de los católicos.

El hombre, haciendo caso omiso de la caída de Adán, tiene cierta naturaleza, cierta ley de conducta que no pue­de ser obra del Diablo. Satanás es un destructor, no un creador. Él ha corrompido al hombre, pero no lo ha modelado con sus manos. Los sentidos y los órganos del hombre no han sido fabricados por el Diablo: es algo que nos pertenece íntimamente y que no es extraño siempre a las desviaciones del pecado. La llamada «carne» o sea el cuerpo humano con sus necesidades y sus deseos, y que tantas veces turba y agita nuestra alma, no es invención de Satanás. Él se aprovecha de ella, pero no podría aprovecharse si la sustancia de que estamos hechos fuese más solida y resistente, si nuestra voluntad estuviese mas alerta y fuese más aguerrida. Nuestra desventura, más que nada, consiste en no resistir a sus tentaciones, pero de esta incapacidad, de esta debilidad, ¿podemos honradamente echar siempre la culpa al tentador? El que atribuye la responsabilidad de todos los pe­cados al Diablo, hace de este, aun sin quererlo, un ser omnipotente, o sea otro Dios.

El combate espiritual del cual hablan moralistas y ascetas no es una vana palabra, una metáfora platónica. Estamos invitados a guerrear contra Satanás: en este
sentido ha de entenderse la famosa frase de Cristo según la cual, Él no vino a traer paz sino la espada. Si en esta lucha somos tan a menudo vencidos es licito echar siem­pre la culpa a la fuerza de Satanás antes que a nuestra flaqueza o, por decirlo latinamente. a nuestra imbecilidad?”

(Fuente: G.Papini. El diablo, pags. 254 a 257. Ed. Epoca)



CONCLUSIÓN LOCOMBIURIBIANA:



LA CULPA ES DE LOS MARXISTAS UNIVERSITARIOS Y DE LAS “FAR”