viernes, 22 de mayo de 2009

EL ESPÍRITU SANTO VRS …


"POR ENCIMA DE TODOS LOS PODERES

ESTÁ EL ESTADO"


Cuando el demonio quiere perder al hombre: lo confunde.

"... para el fascista, todo reside en el Estado, y nada que sea humano o espiritual existe, y tanto menos tiene valor, fuera del Estado.." "El fascismo es una concepción religiosa (7) que considera al hombre en su relación inmanente con una ley superior, con una Voluntad objetiva que trasciende del individuo particular y lo eleva, convirtiéndolo en miembro consciente de una sociedad espiritual. Todo aquel que ante la política religiosa del régimen fascista se ha detenido en consideraciones de mera oportunidad, demuestra no haber comprendido que el fascismo, además de ser un sistema de gobierno es también, y sobre todo, un sistema de pensamiento" (Benito Mussolini. La Doctrina del Fascismo)


“Para quienes creemos en el Espíritu Santo estaremos pegaditos de él para que nos de luces y tengamos presente que no se trata de un poder contra otro, sino que este, es un Estado, y por encima de cualquier poder está el Estado.”

María Mercedes López, presidenta del Consejo Superior de la Judicatura, habló con Semana.com sobre las tensiones entre el gobierno y las cortes. Pide que no se sacrifique la verdad en nombre del respeto. http://www.semana.com/noticias-justicia/encima-todos-poderes-esta-estado/124221.aspx





EN ÚLTIMAS





LA CULPA ES DEL DIABLO







TODO CLARO, ¿O NÓ?



UN PAÍS DE ANGELES




video




En conclusión: una constitución y unas cortes para un país de ángeles para ángeles.




¿Que dirá el Espíritu Santo?


_____________________________________________________________

[24-05-2009] Al abrir el sitio de SEMANA encuentro en la nota de Maria Jimena Duzan algunas coincidencias con la expresado en esta entrada.

"Los otros dos, el magistrado Mauricio González y la magistrada María Victoria Calle, cumplen también con el perfil de Pretelt —quien también formó parte de la terna de Uribe para la elección del fiscal-: o son de la entraña del Presidente —González fue su secretario jurídico- o son cuotas políticas, como es el caso de María Victoria Calle."

Y sobre la relación política-religión recibí en un correo de Clara Inés una nota interesante que comparto:

"CULTURA : EL ITALIANO GIORGIO AGAMBEN EN BUENOS AIRES


El filósofo que cree en Dios como origen de la economía

Ante casi mil personas, presentó ayer su tesis sobre teología y gobierno.

Agamben es una referencia obligada del pensamiento contemporáneo


Hasta el miércoles 12 está en la Argentina el filósofo italiano Giorgio Agamben, uno de los pensadores más innovadores y polémicos de la filosofía contemporánea. Fue alumno de Martin Heidegger en Le Thor e investigador del Instituto Warburg de Londres. Especialista en la obra de Walter Benjamin, dirigió las traducciones italianas de la Obra Completa del pensador alemán, enriquecidas con algunos textos hasta entonces desconocidos. Ayer, en su primera presentación pública en la Universidad de Buenos Aires, adelantó el trabajo que está realizando sobre las raíces teológicas de la noción de gobierno y del paradigma de la economía como centro de la vida social.


Agamben llegó al país el domingo, y el lunes recibió de ma nos del rector de la UBA, Guillermo Jaim Etcheverry, el profesorado honoris causa. Las actividades —públicas y gratuitas— continuarán la semana próxima: el martes estará a las 19 en la Biblioteca Nacional, donde presentará su reciente libro de ensayos Profanaciones (las entradas están agotadas). El miércoles 12 estará en La Plata, donde recibirá el doctorado honoris causa y luego, a las 19, hablará sobre la noción de "dispositivo" en la Facultad de Humanidades: habrá allí espacio para mil personas.


Los trabajos de Agamben se han convertido en una referencia obligada de la filosofía política contemporánea. En gran medida, esto se debe a Homo sacer: una obra en varios volúmenes que aún se encuentra en proceso. En la primera parte, titulada Homo sacer I. El poder soberano y la vida desnuda (1995), Agamben realiza un análisis de la noción de soberanía desde la perspectiva filosófica de Michel Foucault, es decir, desde el concepto de biopolítica: el momento en que el Estado empieza a incluir dentro de sus cálculos a la vida biológica. Curiosamente, el tomo de la serie que se publicó después no fue el volumen II, sino Homo sacer III: Lo que queda de Auschwitz (1998). Allí Agamben aborda el significado ético y político del exterminio en los campos de concentración.


El libro Estado de excepción (2003) fue la primera parte del segundo volumen de Homo sacer
Ayer Agamben presentó en la UBA la continuación de este segundo volumen, que trata acerca de la raíz teológica de la economía y del gobierno. "Según mi investigación —explicó el pensador italiano, ante casi mil personas—, de la teología cristiana derivan dos paradigmas políticos antinómicos pero interconectados: la teología política, que funda la trascendencia del poder soberano en un único Dios, y la teología económica, que reemplaza esta idea por la de una oikonomia (economía) concebida como un orden doméstico que regula tanto la vida divina como la humana. De la primera derivan la filosofía política y la teoría moderna de la soberanía; de la segunda, la biopolítica moderna, hasta el triunfo actual de la economía sobre todo otro aspecto de la vida social."


Agamben señaló que la teología política estuvo históricamente asociada a la forma de una teocracia. De origen judío, esta noción fue tomada por los apologetas cristianos, hasta los comienzos de nuestra era. El problema aparece con la proclamación del dogma de la Trinidad. "Para convencer a los adversarios —manifestó el filósofo italiano—, varios teólogos recurrieron al término oikonomía. El argumento fue más o menos así: Dios, en cuanto a su ser, es ciertamente uno; pero en cuanto a su oikonomía, es decir, en cuanto al modo en que administra su casa, su vida y el mundo que ha creado, es triple. Dios le confía a Cristo la economía, la administración y el gobierno de la historia de los hombres."


Cabe preguntarse la razón por la cual un autor complejo y erudito convoca a tanta cantidad de público. Probablemente, además del interés genuino que sus temas suscitan, debe influir en el interés su modo completamente original con el que se pasea por temas e intereses muy diversos. El suyo resulta siempre un pensamiento musical; una forma muy particular de la poesía. que estaba aún sin publicar. Agamben realiza allí una reconstrucción histórica de la noción y de las formas concretas que ha asumido en el siglo XX el estado de excepción, así como un análisis de su sentido y de sus consecuencias actuales.





No hay comentarios: