jueves, 19 de noviembre de 2009

LOS AUXILIADORES

 

Tomado de LA TARDE 22 de septiembre 1995

 

 

Los blancos de la guerra sucia

GUILLERMO ANÍBAL GARTNER TOBON

clip_image002

En otras oportunidades he citado la expresión de que ha­cer la guerra a una insurrec­ción con medios jurídicos re­sulta tan difícil como tomar sopa con un cuchillo, lo mis­mo podríamos decir en térmi­nos generales de los intentos de adecuar la guerra irregular con las exigencias del orden jurídico y garantías judiciales propias del Estado social de derecho.

En los intentos de «humanización» de la gue­rra, hay que reconocerlo, se han dado las mejores intenciones en lo que se ha llamado la PROTEC­CIÓN DE LA POBLACIÓN CIVIL, pero en la práctica las cosas funcionan de otro modo. El asunto que tiene sus posibilidades y límites dentro de las llamadas guerras regulares se toma especialmente complicado cuando de la guerra subversiva interior se trata, pues lo que en principio debería ser objeto de protección (esa población civil) es y/o deviene por fuerza de las circunstancias, con voluntad o sin ella, protagonista y blanco en el desarrollo o del conflicto.

Lo anterior se ve claramente en el tema de los  llamados «auxiliadores» o auxiliares de las fuerzas enfrentadas. En este contexto resulta especialmente esclarecedor lo que la doctrina gringa al respecto ha desarrollado y vertido en conceptos escritos sobre la insurgencia y la contrainsurgencia.

Para el experto militar es propiamente un hecho suficientemente reconocido el que las organizaciones insurgentes tienen una  estructura determinada compuesta de tres o cuatro partes entre las cuales el elemento fundamentalmente esencial es EL AUXILIAR definido como el cam­pesino desarmado quien recluta para los guerri­lleros armados y les da alimentos, ropa y abaste­cimientos médicos. El auxiliar en las zonas calien­tes también desempeña papeles importantes de inteligencia. Una tarea es obvia: averiguar el quién, qué, dónde y cuándo, otra tarea de inteligencia a manera de ejemplo consiste en las tareas de con­trainteligencia: debe verificar la lealtad de los guerri­lleros reclutados para evitar que se acepte sin que­rer al más potente de todos los instrumentos del contrainsurgente: el informante. El auxiliar como lo han expresado «connotados tratadistas» del te­ma, «es la madre y el padre de las organizaciones insurgentes. Alimenta, viste, y protege al insurgente».

El auxiliar, que -por fuerza de las circunstan­cias- no es otro que el campesino que habita la re­gión o zona roja, es visto por el mando contrain­surgente como un guerrillero más que tiene la fa­chada de un ciudadano que observa a la ley y como quiera que desde una perspectiva formalista, Jurídico-procesal, difícilmente podría neutralizársele o castigarle (sic), entonces debe ser «controlado» por medios «extralegales».

Si tomamos en cuenta lo anterior entonces nos podemos explicar que no propiamente «justificar» muchos de los atropellos que se cometen contra la población civil devenida en blanco de la guerra sucia.

1 comentario:

Juan Albaran dijo...

Hola por medio de la web encontre tu blog y veo que eres de Santa Rosa al igual que yo me gustaria que me ayudaras a escoger el nombre de las mascotas de mi blog y bueno pues de paso te entretienes un rato navegando por mi blog un saludo bye.
http://mundoshares.blogspot.com/